Mantener tu casa a punto es la mejor manera de ahorrar. Y es que  a nadie escapa que, por ejemplo, un grifo que gotea es una forma de consumir agua de manera gratuita, lo que se traduce en una abultada factura en este servicio. O que una ventana que no cierra bien, evite que la habitación en la que se encuentra se enfríe (o caliente) cuando ponemos en marcha nuestro sistema de climatización. Lo que supone, también, pérdida económica al tener que mantener a un ritmo forzado y durante más tiempo, este electrodoméstico funcionando.

Así pues, lo más inteligente (y lo más económico) es poner remedio a esas pequeñas averías que surgen en nuestro hogar en cuanto las detectamos.

Una avería y una gran avería

Con el uso diario es normal que los distintos elementos que componen nuestro hogar se deterioren e incluso se averíen. Sin embargo, esta normalidad no debe traducirse en dejadez.

Y es que una simple avería puede convertirse en una gran avería. Nada mejor que un ejemplo para ilustrarlo. Si observamos que un grifo de nuestro cuarto de baño pierde agua, lo mejor es comprobar qué es lo que le sucede y corregir aquel elemento que nos está dando problemas.

De no hacerlo, lo más normal es que ocurran dos cosas: que esa avería se complique, afectando ese mal funcionamiento a otras partes de la grifería; y que la factura del agua a partir de la aparición de esa anomalía sea mucho más elevada que las anteriores. Lo que supone un contratiempo para la economía familiar.

Igual ocurre con un enchufe que no funciona correctamente (y que hace saltar la luz cada vez que lo intentamos utilizar); con esas grietas que aparecen en nuestras paredes (que a veces son claro síntoma de un problema mayor); o ese cajón que se ha descuadrado (y que puede terminar partiendo las guías propias y la del resto de los cajones que componen una cajonera); arreglar una cerradura cuando comienza a darnos problemas (para evitar que no nos deje entrar en su interior y tengamos que llamar a un cerrajero, lo que probablemente acabará siendo mucho más caro). Y esto sólo por mencionar algunos ejemplos.

Así pues en “El Manitas” de Valencia aconsejamos que, ante la aparición de cualquier problema, no lo dudemos y pongamos remedio de la mejor manera posible. Así, si no estamos preparados para poner remedio a esta situación, lo mejor es que contemos con los conocimientos y la experiencia de profesionales del sector. Personas como las que trabajan en El Manitas donde están especializados en este tipo de situaciones.

Mantener tu casa a punto con El Manitas

Mantener tu casa a punto es muy sencillo con el servicio de reparaciones “El Manitas”. Y es que estamos preparados para acometer todo tipo de pequeños arreglos para que tu hogar siempre se encuentre en perfecto estado.

En este sentido en “El Manitas” desarrollamos trabajos sobre: desajustes en las ventanas, puertas descolgadas, cambiar una bombilla fundida, arreglar un enchufe que no funciona, poner a punto un aire acondicionado que no enfría lo suficiente o hace mucho ruido cuando se enciende, montar unos muebles que hemos comprado en un gran almacén y que no sabemos (o no tenemos tiempo) de montar; colgar un cuadro que hemos comprado (y no tenemos las herramientas para hacerlo); corregir las goteras de una cisterna; arreglar un termo o una caldera que no calienta adecuadamente o simplemente no calienta nada; arreglar la cerradura de nuestra vivienda, etc.

Así pues, ante cualquier incidente, no lo dude y póngase en contacto con “El Manitas”. Mantendremos su casa a punto ayudándole a ahorrar y contribuyendo a que su vida sea más sencilla y tranquila.

Abrir chat
1
Hola! Te recordamos que si reservas desde la APP del Manitas Ideal tienes 10% de descuento.

Realizamos todo tipo de reparaciones en tu hogar. Tareas como poner un cuadro, cambiar bombillas, colocar enchufes, reparar electrodomésticos, montar un mueble, reparar goteras, pintar habitaciones… ¿Qué necesitas?
Powered by